El eje intestino-cerebro: cómo funciona y el papel de la nutrición

¿Conoces el eje intestino-cerebro? Si alguna vez se sintió “mariposas” al ver a un ser querido, o perdió el apetito cuando estuvo estresado, es posible que sepa que su mente y su estómago están conectados. Pero el eje intestino-cerebro es un fenómeno real, y esta comunicación bidireccional constante, cuando no está sincronizada, puede desencadenar problemas intestinales y otros problemas relacionados con la salud.

En general, el eje intestino-cerebro es un sistema de comunicación entre el cerebro y los trillones de bacterias, hongos y virus que viven dentro de sus intestinos. Múltiples estudios han demostrado que la composición de las bacterias intestinales puede tener un profundo impacto en la salud mental y el funcionamiento del sistema nervioso. Una dieta saludable juega un papel importante en la formación de este microbioma al promover el crecimiento de bacterias beneficiosas y detener la acumulación de bacterias dañinas. La nutrición también puede influir en la comunicación a lo largo del eje intestino-cerebro, afectando aún más los vínculos entre el tracto gastrointestinal y el sistema nervioso.

Add Comment