NNI-362 reduce el biomarcador de Alzheimer en adultos mayores sanos

NNI-362, el tratamiento en investigación de Neuronascent para la enfermedad de Alzheimer, fue seguro y redujo los niveles sanguíneos de un biomarcador de la enfermedad de Alzheimer en un ensayo de fase 1a de la terapia en adultos mayores sanos.

El objetivo principal del ensayo (NCT04074837), en el que participaron 56 adultos de entre 50 y 72 años, fue determinar la seguridad y tolerabilidad de dosis únicas y múltiples ascendentes de NNI-362 en comparación con un placebo. También se evaluó la farmacocinética del tratamiento, o el movimiento dentro, a través y fuera del cuerpo.

Los resultados principales presentados por Neuronascent en noviembre de 2021 mostraron que, en general, NNI-362 se toleró bien en dosis de hasta 240 mg. En general, se informaron 34 efectos secundarios, todos leves y temporales, y no parecían depender de la dosis.

Los investigadores probaron dos formulaciones, una en la que la terapia se suspendía en un líquido acuoso o a base de agua, y otra que usaba una solución a base de lípidos o grasas. Ambos fueron entregados oralmente.

Lectura recomendada

Los datos mostraron que el tratamiento a base de lípidos en sus dos dosis más altas (120 y 240 mg) se absorbió en el torrente sanguíneo más lentamente, pero alcanzó concentraciones más altas que la fórmula a base de agua. Es importante destacar que este aumento en la exposición no resultó en ningún aumento en los efectos secundarios, según Neuronascent.

Más recientemente, la empresa analizó muestras de sangre de los participantes del ensayo para medir los niveles de tau fosforilada (p-tau181), un biomarcador de la enfermedad de Alzheimer.

Las dos dosis más altas probadas redujeron significativamente los niveles de p-tau181 de los niveles previos al tratamiento en los participantes del estudio.

“Estos primeros datos emocionantes, que demuestran que nuestra nueva terapia oral alostérica, NNI-362, puede normalizar la p-tau plasmática181 — un biomarcador correlacionado con la patología cerebral y la progresión de la enfermedad de Alzheimer, lo que respalda la necesidad de realizar más pruebas de NNI-362 en ensayos a largo plazo”, dijo Judith Kelleher-Andersson, PhD, fundadora y directora ejecutiva de Neuronascent, en un comunicado de prensa.

La neurogénesis (la formación de neuronas en el cerebro) se ralentiza con la edad. Esto puede contribuir al deterioro cognitivo observado en muchas personas mayores. En enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, este proceso ocurre más rápidamente y conduce a la muerte de las células cerebrales y al empeoramiento progresivo de los cambios cognitivos y conductuales.

La mayoría de las intervenciones tempranas para el Alzheimer se esfuerzan por proteger las células cerebrales existentes, pero no pueden recuperar las células que ya se han perdido, según Neuronascent.

NNI-362 actúa para mejorar la neurogénesis al estimular las células progenitoras neuronales, o precursores de neuronas, para formar neuronas en pleno funcionamiento. Con su potencial tanto para reemplazar las neuronas perdidas como para apoyar su supervivencia, NNI-362 puede revertir la progresión de la enfermedad, ofreciendo una ventaja significativa sobre otras terapias, señaló la compañía.

Los datos de modelos animales mostraron que NNI-362 podría aumentar la cantidad de neuronas en las regiones del cerebro involucradas en la memoria y mejorar la cognición en ratones de edad avanzada, restaurando ambas a niveles similares a los observados en animales más jóvenes.

Los datos del ensayo llevan a la empresa más hacia su objetivo de desarrollar la primera terapia no invasiva, oral y regeneradora de neuronas para detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer, según Neuronascent.

En su presentación de noviembre de 2021, la compañía señaló planes para un ensayo de fase 2 para evaluar el tratamiento en aproximadamente 105 pacientes con Alzheimer que recibirían 120 o 240 mg de NNI-362 por vía oral diariamente durante aproximadamente seis meses, o un placebo.

“La ejecución de un ensayo de fase 2 en pacientes con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada podría evaluar la mejora a largo plazo de p-tau181 niveles y para determinar si esta intervención podría, en consecuencia, mejorar la calidad de vida del paciente y del cuidador”, dijo Kelleher-Andersson.

El estudio buscaría monitorear la seguridad del tratamiento y su capacidad para aumentar la neurogénesis, que se mediría con imágenes cerebrales de resonancia magnética. Otros resultados incluirían cambios en los biomarcadores de Alzheimer en la sangre y pruebas cognitivas y conductuales.

“Un tratamiento verdaderamente efectivo para la enfermedad de Alzheimer es una de las mayores, si no la mayor, necesidades insatisfechas en toda la medicina. Los tratamientos actualmente disponibles brindan solo beneficios modestos, temporales y paliativos en el mejor de los casos. Los pacientes, las familias y los investigadores están buscando tratamientos más efectivos”, dijo R. Scott Turner, MD, PhD y director del programa de trastornos de la memoria en la Universidad de Georgetown. Turner también es el jefe de la Junta Asesora Científica de Neuronascent.

“Ahora debemos investigar los beneficios potenciales de este compuesto en ensayos clínicos de prueba de concepto, con el objetivo de ralentizar, detener o quizás incluso revertir el deterioro cognitivo progresivo”, dijo Turner.

Add Comment